Conservación hasta nuestros días

La Almazara de Las Laerillas estuvo en funcionamiento hasta los años 20 del siglo XX. Desde entonces hasta los años noventa se usó de almacén en un estado de semi abandono. Parte de los edificios sufrieron importantes deterioros en cubiertas y paramentos, sin embargo la maquinaria se conservó en buen estado. En 1991, por iniciativa del ayuntamiento de Nigüelas, se llevaron a cabo obras de restauración. Esta intervención se limitó al tratamiento parcial de los muros exteriores y pavimentos, así como la reconstrucción de todas las cubiertas y carpinterías de madera, obra del maestro carpintero Silverio López Ortega.

Almazara Antes 1991

Almazara Antes 1991

En 2000 se realizó la primera musealización del conjunto mediante la disposición de elementos de señalética que explicaban de forma didáctica el funcionamiento de la Almazara. Esta tarea fue dirigida por Francisco Rodríguez Gutierrez y Ernesto Rodríguez Lopez, que contaron con los valiosos testimonios del último maestro molinero que trabajó en la misma, Blas Fernandez Padial.

La buena conservación del inmueble y los objetos originales hasta nuestros días se debe a la voluntad de su última propietaria Doña María Antonia Zayas Fernández de Córdoba y Osorio Calvache y a las actuaciones de finales del siglo XX.

Almazara Antes 1991

Almazara Antes 1991

En 2014, por iniciativa de la Fundación Zayas y gracias al apoyo financiero de la Junta de Andalucía, a través de los programas de cooperación europea comienzan las obras de restauración y actualización de la musealización, dirigidas por el arquitecto José Luis Muñoz Muñoz, que van a dar lugar a lo que hoy día conocemos como “Museo de La Almazara de Las Laerillas”.

Copyright © 2015 Centro de Interpretación Almazara de las Laerillas Aviso legalintelligenia