Origen y Arquitectura

La almazara de Nigüelas es uno de los mejores ejemplos de almazara de prensas de finales del siglo XV o principios del XVI cuya estructura y maquinaria se ha conservado hasta nuestros días, debido principalmente a que estuvo en funcionamiento hasta el año 1942. La construcción renacentista posiblemente constituya la reforma de una anterior fábrica de aceite de época islámica que Torices Abarca y Zurita Povedano han datado en el siglo XIII:

«La almazara aparece como una estructura cercada de forma trapezoidal, antiguamente situada en el medio rural y en la actualidad integrada en el borde del tejido urbano de Nigüelas. En un lado del trapecio, abierto al paisaje escarpado próximo, se sitúa un patio de forma irregular con trojes para el apilamiento de la aceituna y jamileras para depositar el alpechín. El molino de aceite se aloja en una nave rectangular, resuelta en fábrica mudéjar –como el resto del conjunto edilicio–, con cubierta mediante armadura de par y nudillo atirantada, con la viguería escuadrada. Cuenta con dos prensas de viga dispuestas en paralelo, con sendas capillas bajo la torre de contrapeso, de planta rectangular y cubierta de teja, tras la cual se sitúa el espacio con el empiedro de un molino accionado por energía hidráulica, de rodezno, movido por el salto de agua que se introduce bajo del edificio.

1371B-412

El suelo de la nave desciende de cota hacia el final de las vigas, donde se alinean, así como en una pequeña bodega anexa, las tinajas de cerámica empotradas para el aceite. En una construcción cuadrada exenta se dispone otro molino, de tracción animal, con una sola piedra vertical cilíndrica, estancia que se cubre con una armadura de par hilera con nudillos y tirantes.

Todo ello indica que la edificación del conjunto obedece a dos fases constructivas y que, según ciertos estudios, debió iniciarse en el siglo XIII –cuando se erigiría el módulo cuadrado que alberga el molino a sangre– y completarse en el XV –que correspondería al resto de la almazara–. En cualquier caso por el tipo de fábrica empleada y la solución de las armaduras, puede señalarse el final del siglo XV o los inicios del siglo XVI como aproximación cronológica más presumible. El molino había de contarse entre los siete molinos de aceite que P. Madoz reseña a mediados del XIX para la localidad de Nigüelas, cuya principal producción era el aceite de su «frondosísimo plantío de olivos». En la actualidad, su paso a dominio público y una reciente restauración permiten contemplar íntegramente el conjunto, con las zonas de molienda y prensado totalmente recuperadas.»

Perteneció a la familia Zayas, cuya última descendiente, María Antonia Isabel Francisca de Paula de Zayas-Fernández de Córdova y Osorio-Calvache, la donó al Ayuntamiento de Nigüelas en 1987 a través de su fundación, la Fundación San Fernando Rey de España y San Francisco de Asís de la Casa Zayas Osorio-Calvache, que desde su creación en 1979 realiza labores benéficas por expreso deseo de María Zayas.

La presencia de la familia Zayas Osorio en Nigüelas está marcada por la presencia de la casa Zayas, actual ayuntamiento de la localidad, que puede datarse en origen a mediados del siglo XVII, aunque fue objeto de una importante renovación hacia 1860. Se trata de una casería de ocupación estacional dedicada principalmente a la explotación del olivar próximo que contaba con varias almazaras. Junto al zaguán de la casa existía una bodega de aceite, zona de cuadras y una nave de prensado, un espacio rectangular cubierto por un alfarje con dos capillas y dos prensas de viga, hoy desaparecidas.

En el Archivo Histórico del Colegio Notarial de Granada se puede rastrear la propiedad del molino hasta el cinco de junio de 1868, fecha del testamento del padre de María Zayas, Francisco de Zayas-Fernández de Córdova y Delgado, en el cual afirma que ha dedicado su vida al cuidado del patrimonio heredado de su padre, nacido en 1812, y al que «sólo ha añadido por adquisición el molino de la Serafina», de lo que se deduce que el molino de las Laerillas era ya propiedad de la familia Zayas en época del abuelo de la última descendiente de la familia. Esperamos que nuevas investigaciones en esta línea arrojen luz sobre el origen y la propiedad de este singular edificio.

1371B-541

Copyright © 2015 Centro de Interpretación Almazara de las Laerillas Aviso legalintelligenia